sábado, 8 de marzo de 2014

En el día de la mujer trabajadora


Si te montas la vida en busca de cualquier logro que te lleve a abdicar de realizarte plenamente en tu “ser mujer”, vives en una biología mutilada.  El precio pagado es muy alto y de alguna manera has devaluado tu “feminidad”, tu natural “ser mujer”, tu posibilidad de “ser madre”.
Algunos te dirán que “eres algo más que una incubadora” que puedes pensar, y soñar, y hacer, y lograr, y escalar las más altas cumbres laborales, sociales, culturales... pero, realizarte prescindiendo o minusvalorando parte de tu esencia de mujer es solo navegar escorada. Y al final de una toda una travesía escorándote puedes terminar varada, desfigurada, irreconocible.
La auténtica realización del ser humano es global; se sustenta en poner “en valor” todas sus potencialidades; es disfrutar y saborear, todas y cada una de las esencias de su “ser hombre” o su “ser mujer”.
Cuando pagas o sacrificas una porción de tu “ser esencial” para promocionarte, te estas mutilando; te pasas al otro lado del espejo y terminarás siendo pura virtualidad; ya no te puedes ver, solo lo que otros han proyectado para ti y a lo que dócilmente te has rendido.
La fundamental vocación es vivir creciendo cada día en un “más y mayor” logro de tu ser mujer en plenitud.
La feminidad o la maternidad, no son “taras”, ni “discapacidades”, ni “vergonzantes limitaciones” que tengas que esconder o reprimir para promocionarte social, laboral o culturalmente. Son parte esencial de tu “ser mujer” y por ello deberían conformar, junto con todas tus demás capacidades, tu realidad promocional. 
En el día de la mujer trabajadora reivindica tu derecho al trabajo a “coste cero” de tu “ser mujer”.
Cuando tu maternidad es vista como un impedimento en tus relaciones laborales, cuando te sugieran prescindir de tu condición de mujer para promocionarte en la empresa, cuando te fuerzan a “elegir” entre tu vida y tu trabajo. Tu reivindicación  debe ser por una  efectiva conciliación de tu vida laboral y familiar.
Red local de Derecho a Vivir - Jaén

3 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Gracias por poner un punto de sensatez en este día.

Anónimo dijo...

Darles a leer post como este a las borregas que han salido hoy de la mano de las Valenciano y cia. Aborrecen ser mujer y por eso lo combaten.
Soy madre y soy libre a mi no me representan. Bonito escrito. Seguir ahi. Teresa.

María dijo...

No se puede consentir la discriminación laboral de las mujeres por el hecho de ser madres (ni tampoco la de los hombres por el hecho de ser padres).
Todos debemos trabajar para que la conciliación sea una realidad efectiva y prioritaria.
Gracias por la reflexión.
Un saludo :)