martes, 2 de enero de 2018

Noventa y Tres Mil Ciento Treinta y Uno

           No, no es el número de ninguna suerte, alguno diría que se trata de un número de los llamados “redondos”…  dos veces 31 y empezando por 9 que resulta ser el cuadrado de 3,… ¡una lástima!
           El número, no cantado ni leído siquiera, …dibujado solo con sus cinco guarismos, es el muro que esconde el escandaloso número de victimas muertas por aborto en España durante 2016.
           El pasado viernes, 29 de diciembre, en la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se publicaba un extenso informe de 202 páginas que titula “Interrupción Voluntaria del Embarazo. Datos definitivos correspondientes al año 2016”.
            Mucha letra, muchas tablas, muchos datos recopilados,
           pero… a pesar de que todo el mundo lo entiende estamos hablando de abortos, ni una sola vez aparece tal palabra;
           otro pero… a pesar de que todo el mundo lo entiendetras cada aborto hay, al menos una muerte, ni la mínima mención;
           y otro, lamentable, pero… pese a lo prolijo de los datos recopilados según un mencionado «Informe Metodológico Estandarizado ; Diario Oficial de la Unión Europea  (Recomendación de la Comisión de 23 de junio de 2009)» no se les proporciona relevancia estadística ni epidemiológica a ninguno de los métodos abortivos utilizados para terminar con el producto de la gestación liquidada (que no suspendida o interrumpida).
           ¿Es posible que en la “era de comunicación”, casi en tiempo real de casi todo, se tarden casi dos largos años en publicar unos datos tan relevantes? ¿se perciben tan vergonzantes que deben ser diluidos en el tiempo para desdibujar la ignominia que esconden? ¿no se defienden como “nuevos” derechos? entonces... ¿por qué se disimulan?
           Yo diría que son las victimas de una guerra, cruel e inhumana, ¡mundial! Que se está librando contra el más débil e indefenso de los seres humanos. No hay campos de batalla, ni prisioneros, ni desplazados, ni reporteros, ni convención de Ginebra… al enemigo, se le acosa y elimina sin piedad, en el más recóndito de los refugios, …en el vientre de su madre.  
           Una guerra que se sirve de armas tan eficaces, tan mortíferas, o incluso más, que las bombas antipersonas  ….el silencio, la ocultación y la mentira les sirven para retorcer  "la verdad de los hechos" hasta un grado tal, que la tornan irreconocible. La ingeniería de la postverdad.
           En la “era” de los derechos humanos, de los derechos de los niños, de las ONGs salvadoras de mil causas,…   no hay sitio para el concebido no nacido, que ha venido a la vida en el tiempo “mas inoportuno” para su madre y los que la empujan a desembarazarse de él.
           Decía Julián Marías que algunos se comportaran «como Hamlet en el drama de Shakespeare, que hiere a Polonio con su espada cuando está oculto detrás de la cortina. Hay quienes no se atreven a herir al niño mas que cuando está oculto —se pensaría que protegido— en el seno materno». Qué explica, si no, que no toleremos, que se condene unánimemente el más mínimo abuso a niños,  pero…   solo si “respiran aire por sus pulmones” y no cuando se oxigenan dentro de su madre. ¿Cuál es la diferencia que justifique trato tan desigual? ¿Tiene, eso, sentido?
           Estoy en línea con Marías, don Julián, es urgente rasgar las cortinas, visibilizar lo que de verdad ocurre en los abortorios, todo lo que no considera ni publica nuestro Ministerio.
           Si les miraran a los ojos no los matarían.
           Termino invitándoos a mirar algunos rostros de los que son contabilizados como “semanas de gestación” para los distintos abortos, …meros intervalos para rellenar una tabla.
           La que sigue es la tabla 5 del informe, donde os dejo reflejados aspectos reales de las víctimas —innombradas— de cada intervalo de gestación considerado.
Ver que, hasta la semana 14, supone el 93,83 % del total, están en plazo que no se exije declarar motivación a la mujer
 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
            Pero, no solo os traigo sus rostros, porque hoy es posible además de verles, oírles  su corazón latiendo —muy vivo— a intensidad y ritmo distinto del de su madre.
            En los enlaces que siguen, al alcance de cualquiera que se tome la molestia de buscarlos en la Red, disfrutar de esta experiencia y proclamar la maravilla en vuestro entorno.
           Ecografía 2D, 3D y 4D realizada en la Unidad de Ecografía de la Clínica Ginecológica del Dr. Rafael Ortega Muñoz en la cual se muestra a un embrión de tres semanas y apenas 1 milímetro de tamaño, con sus latidos cardiacos difíciles de escuchar por lo pequeño que es. Visualizarlo  AQUÍ.
           Ecografía 2D y 3D realizada en la Unidad de Ecografía de la Clínica Ginecológica del Dr. Rafael Ortega Muñoz en la cual se muestra un gestación de 4 semanas, donde se ve, perfectamente, el saco vitelino, el embrión y sus latidos cardiacos dentro del saco gestacional normal. Visualizarlo  AQUÍ.
           Ecografía 2D, 3D y 4D realizada en la Unidad de Ecografía de la Clínica Ginecológica del Dr. Rafael Ortega Muñoz en la cual se muestra un gestación de 5 semanas, donde se aprecia un embrión que mide unos 2,69 mm CRL (de la coronilla a la rabadilla, expresada en milímetros) en su saco gestacional con sus latidos perfectamente audibles y visualizados en la gráfica. Visualizarlo  AQUÍ.
           Ecografía 2D, 3D y 4D realizada en la Unidad de Ecografía de la Clínica Ginecológica del Dr. Rafael Ortega Muñoz en la cual se aprecia una gestación de 8 semanas en la cual puede ver embrión de apenas 18,48 mm. CRL, del que se le aprecian perfectamente la cara, los latidos cardiacos, saco vitelino, etc. Visualizarlo  AQUÍ.
           Ecografía 2D,3D y 4D realizada en la Unidad de Ecografía de la Clínica Ginecológica del Dr. Rafael Ortega Muñoz en la cual se muestra un feto de 11 semanas en 4D moviéndose y saltando de forma realmente espectacular. Visualizarlo  AQUÍ.
           Ecografía 4D realizada en la Unidad de Ecografía de la Clínica Ginecológica del Dr. Rafael Ortega Muñoz en la cual se muestra un feto de 17 semanas completo donde se aprecian perfectamente todos los detalles de cara, manos, hombros, cuello; como mueve los brazos y las manos;  detalles de la cara como si realmente lo estuvieras viendo en frente tuya. Visualizarlo  AQUÍ.
           Ecografía 4D realizada en la Unidad de Ecografía de la Clínica Ginecológica del Dr. Rafael Ortega Muñoz en la cual se muestra un feto de 23 semanas donde se aprecia la cara de un feto hembra con todo tipo de detalles para su edad gestacional, con el impresionante realismo que permite el 4D HD live. Visualizarlo  AQUÍ.
           Todo, en fin  —como en cualquier guerra—  doloroso, duro, cruel, inhumano …pero, a fin de cuentas, todo un reto para levantarse y prestarse a desgarrar la cortina infame que esconde un infierno como si no lo fuera.

viernes, 29 de diciembre de 2017

¡FELIZ 2018!



A todos nuestros seguidores y amigos de Derecho a  Vivir Jaén, os deseamos una Feliz Noche vieja y un 2018 lleno de VIDA.




jueves, 28 de diciembre de 2017

IN MEMORIAM


OREMOS POR...TANTAS VIDAS

¿Y tú qué eliges? ¿ La Vida o muerte?




miércoles, 27 de diciembre de 2017

Los Santos Inocentes del Siglo XXI



En Memoria de todos los INOCENTES, muertos por el aborto. 

lunes, 18 de diciembre de 2017

¡FELIZ NAVI DAV!




Derecho a Vivir Jaén, os quiere desear a todos nuestros amigos y seguidores, una Navidad llena de Amor, Paz y Vida. 
Que el Niño Jesús os colme de bendiciones a vosotros y a todos los vuestros.

¡FELIZ Y SANTA NAVI DAV!




lunes, 9 de octubre de 2017

Romper la "Línea de la Vida" no es algo gratuito

            Como estaba previsto, iniciamos el curso 2017/18 con una charla formativa por encargo de la Hermandad y Cofradía del Cristo de la Buena Muerte de Jaén, que tuvo lugar el pasado día 6 en la sala capitular de la Santa Iglesia Catedral.
            Se desarrolló el tema previsto "Consecuencias personales y sociales de la aceptación del aborto" con una buena acogida por parte de los numerosos asistentes.
             Unas fotos resultarán un adecuado testimonio gráfico de evento.


            El artículo que sigue es un guión escrito desde el que se construyó la charla, lo publico para provecho de los que no pudisteis venir personalmente. Espero que os guste.



La línea de la vida humana

            Unas velas, pueden ser una imagen gráfica, visual, con la que pudiera identificarse o recordar a un ser vivo.
            Como la llama… la vida solo pude ser transmitida… no generada ni creada; solo, una vela encendida puede encender otra, nuestros padres nos transmitieron la vida, porque ellos mismos estaban vivos.
            Como la llama… la vida es frágil, un soplo puede apagarla sin “vuelta atrás”, quitar la vida es, parece, demasiado fácil, los riesgos de “estorbar” son grandes.
            Por eso la vida humana y, por supuesto, su dignidad, debe ser defendidas proactivamente, tomando la iniciativa,  trabajando a su favor. Eso nos hará más humanos y acreditará nuestro grado de civilidad.
********
            La imagen de una madre, de una mujer embarazada, nos acerca a considerar el instante “casi mágico” del inicio de la vida humana.
            En los primeros momentos de una maternidad incipiente, casi que, ni ella sabe el tesoro que esconde. Su aspecto no es muy diferente del que tenía tan solo un mes antes, pero a lo largo de nueve meses, irá cambiando visiblemente y haciendo cada vez más ostensible que, en poco, de ella nacerá su hijo.
            Cómo, cuándo y de que forma comenzó a vivir, es el quid de la cuestión.
            Especialmente, cuando se nos está planteando, a bombo y platillo, que deberían respetarse  “derechos de desalojo” de quien vive dentro de su madre.
            De ese “quid” depende la licitud, o no, de terminar con la vida de un ser humano que está viniendo hacia nosotros, que ya pertenece a la familia humana, a nuestro mundo.
            La lógica del sentido común nos dice que ese hijo no es el producto de ninguna “magia”, que, sin que quepa la menor duda, fue concebido  nueve meses atrás  como resultado de la relación carnal fecunda de su madre con su padre.
            Ahí, es, donde comienza, lo que he dado en llamar “la línea de la vida”. Donde comienza “ese venir a nosotros” del nuevo ser viviente y viniente, en palabras de Julián Marías.
            Ese origen, punto 0, durante muchísimos años era solo intuido, desde observaciones reales y constatables se asumía muy próximo, en el tiempo, a la relación fecunda de sus padres.
            Esa era la realidad que le hacía a Hipócrates (siglo V antes de Cristo) renunciar públicamente a atentar contra la vida con su actividad de médico, y expresamente renunciar a atentar contra la vida dentro de una madre.
            “A nadie administraré droga mortal alguna aunque  me sea solicitada, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo. De la misma manera, no daré a ninguna mujer un pesario abortivo; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa.”
            Hoy día, ya no recurrimos a la intuición, sabemos con certeza “qué es lo que ocurre, y cómo ocurre”, realmente, en ese primer instante. Ciencias como la biología, la embriología, la genética o la medicina nos acercan a esa maravillosa realidad. Otras como la filosofía o la bioética nos ayudan a “valorarla” y a no retorcerla interesadamente”.
            Ese instante, en que un óvulo de la madre es penetrado por un espermatozoide del padre, es cuando “sucede un nuevo ser”, que vivirá en su madre durante los primeros nueve meses de su desarrollo, sin que, en ningún momento, sea ella ni parte de ella. Una simple ecografía nos permite ver un saco gestacional de tan solo 0,8 cm. en una embarazada de 4 semanas.
            La “línea de la vida” de cualquier ser humano es, durante su período gestacional, un “continuo” que, sin pausa alguna, va desde el día 1 de su vida  — el de su fecundación—  al día de su nacimiento tras el parto; y que, por supuesto, continuará a lo largo del tiempo que a cada cual le corresponda, hasta su fin al natural.
            Jérome Lejeune (1926-1994) un hombre excepcional, Catedrático, Investigador, Médico, Genetista y extraordinario defensor de la vida, especialmente de la aún no-nacida, defendía que, no es posible negar la naturaleza humana en ningún instante de esa 'línea de la vida', ni siquiera en su etapa más incipiente porque 
            “Si un óvulo fecundado no es, por sí mismo, un ser humano; no podría convertirse en uno, porque nada se añade al mismo”
            Todo esto, que parece tan obvio, encaja dentro de un armónico respeto a las leyes de la naturaleza, pero que es, con frecuencia, violentado por quienes perciben los embarazos inesperados como limitadores de libertades individuales.
            El desalojo del que ven como un intruso, abortarlo, termina siendo la solución relativista y utilitarista que incide en liquidar la armonía.
            Quien defiende la solución abortista, necesita asumir un argumento que sabe falaz, cual es el “negar naturaleza humana” a quien considera un estorbo y ansía desalojarlo.
            Siempre he alucinado de ver como alguien puede ser capaz retorcer tanto la realidad, hasta el punto de hacerle irreconocible su maldad y, consecuentemente, pasen a ser admitidas y ser dadas por buenas y santas, algunas auténticas barbaridades.


********
            Romper la línea de la vida no es gratuito, resultará a la postre en consecuencias negativas para las personas y para la sociedad en su conjunto. Trataré de apuntar siquiera someramente algunas de esas consecuencias negativas.
            No le es posible a una madre “borrar”, del libro de su vida, a un hijo abortado, solo rasgando la hoja y tirándola a la basura, sabiendo que…  con ella se irá un jirón de su propia vida. Al final, romper la línea de la vida resulta en una desesperación de por vida y la pérdida de una vida.
            Para el nasciturus, las consecuencias son fatales. Los métodos para abortar terminan resultando una cruel tortura hasta la muerte del ser que habita el vientre de su madre.

            Nadie tiene argumentos para asegurar que al niño no le duele la muerte por aborto. La posibilidad de sentir dolor real, solo precisa de las estructuras anatómicas para ello. El no-nacido las tiene, ya que es posible demostrar actividad de tales estructuras desde bien temprano en su desarrollo. Esa sola posibilidad de que puedan sentir dolor, debiera ser suficiente para desechar infringirles acciones que se saben dolorosas.
            Quizás las cosas fueran diferentes si alcanzásemos a saber que aspecto tenga el ser que habita en su madre. Tres muestras al lado de estas líneas, todas menores de las 14 semanas, que pone como “corte” la ley, por debajo de la cual puede abortarse sin necesidad de alegar motivo alguno, nos pueden acercar a ese “aspecto” muy, pero que muy, humano.
            La madre tampoco está exenta de complicaciones, porque el aborto no es seguro nunca, se arriesga salud física, psíquica y en ocasiones la vida.
            De entre las complicaciones que se ocultan4  intencionadamente para evitar “arrepentimientos de última hora”,  está el aumento de riesgo relativo del cáncer de mama, especialmente en mujeres que abortan antes de haber tenido, al menos, un embarazo a término previo.
            Dramático y demoledor resulta el cuadro de estrés postraumático que desarrollan5  un 91% de mujeres tras un aborto provocado, lo que conocemos como Síndrome Post-aborto y del que es muy difícil salir sin ayuda externa, especialmente porque tiende a ser negado, escondido y tabú.
********
            Perderle el respeto a la vida trae, también, consecuencias sociales constatables.
            Resulta responsable de una tragedia social, en España contabilizamos  casi 100.000 abortos anuales (94.188 en el 2015) lo que nos sube al “pódium” del horror, los terceros en la UE28 junto a Reino Unido y Francia. Un aborto cada 5,5 minutos, 11 cada hora y de los que 2 son adolescentes.
            Un inmenso drama humano con casi 2.000 millones de vidas segadas por aborto, en el mundo desde 1973, año de la tristemente famosa sentencia en USA del caso Roe contra Wade, que resultó ser el pistoletazo de salida del aborto contemporáneo. Una cifra que ensombrece, de largo, los asesinados por los tres genocidios reconocidos del siglo XX, que suman 14,5 millones.
            "El mayor genocidio del siglo XX no ha tenido lugar en una guerra, en los gulags o en los campos de exterminio. Es una matanza, de más de mil millones de víctimas inocentes, de la que nadie habla: el aborto" (del libro El genocidio censurado de Antonio Socci)
             Respirar mentalidad abortista produce enrarecimiento social, se violentan las costumbres sociales tradicionales provocando enfrentamientos, los ciudadanos se sienten oprimidos y limitados en sus libertades. Lo políticamente correcto es impuesto a modo de pensamiento único, y, de manera especial, muchas mujeres ven que el aborto se ha convertido en una nueva fuente de sometimiento a la voluntad de otros.
             Se busca  adoctrinar e  insensibilizar a la sociedad,  para que termine aceptando que la vida humana, durante una determinada etapa de su desarrollo, deja de ser un bien en si misma. La presión de la mentalidad abortista consigue hacer a la sociedad mirar a otro lado, a permanecer en un silencio cómplice.
Álvaro Domínguez Arranz
Médico y miembro de Derecho a Vivir Jaén


4 Es el caso del estudio del Dr. Rohan (Adelaida. Australia) publicado en el American Journal of Epidemiology en 1988 que ocultó el aumento de riesgo hasta que en 1995 un meta-análisis de Nadine Andrieu et al.( Br J Cancer 72:744-51) reveló que el único factor de riesgo estadística-mente significativo en el estudio de Australia era el aborto... ¡un 160% más de riesgo! Igualmente, el estudio de Melbye et al. (New Engl. J. of Med) en Dinamarca en 1997 excluyó de la muestra a 60.000 mujeres que habían abortado, a pesar de lo cual el aumento de riesgo asociado al aborto fue del 44%.    [citados  en http://www.nomassilencio.com/Cancer/Estudios.htm]
5 The International Planned Parenthood Federation, asserting that: “the incidence of post-abortion trauma in women who had surgical abortions can reach up to 91% of cases.”  [dato citado en https://indeforum.wordpress.com/2017/10/06/abortion-consequences-2/]