viernes, 9 de octubre de 2015

¿Para cuándo? ….un ''Día Mundial contra las Muertes Injustas''


            Mañana se conmemora el Día Mundial contra la Pena de Muerte, y no puedo menos que pensar en todas esas muertes que, a falta de pena que achacarles, se justifican en aras de utilitarismos y relativismos que emboscan intencionalidades bastardas.
            Escribía hace unos días que
la muerte provocada, no solo es indigna, porque quiebra la dignidad que le asiste a la víctima, es también inhumana; y esa es mi razón por la que estoy en contra de la “pena de muerte” [ninguna pena humanamente juzgada merece quitar una vida] y, por extensión, contrario a cualquier tipo de muerte provocada.”
            Trataré de haceros ver que, con los mismos argumentos utilizados para defender que la pena de muerte es contraria a los derechos humanos; puede defenderse, también, que  las muertes por aborto o por cualquier tipo de componenda pseudocompasiva no caben en una civilizada interpretación de los derechos humanos.
            Como punto de partida, utilizaré el argumentario que Amnistía Internacional publicó en el documento “LOS DERECHOS HUMANOS FRENTE A LA PENA DE MUERTE. ¿Por qué abolir la pena capital?
Véanlo, si no…

Dicen…
Podrían decir…
Ha llegado el momento de abolir la pena de muerte en todo el mundo.
Es tiempo ya de acabar con las muertes injustas, por aborto, por eutanasia, o por eugenesia en todo el mundo.
La causa en pro de la abolición se vuelve más apremiante cada año que pasa.
El imparable incremento del nº de abortos y muertes por descarte, año tras año, hace apremiante la causa pro-abolición.
En todas partes la experiencia muestra que las ejecuciones embrutecen a quienes participan en ellas.
En todas partes la experiencia muestra que las muertes por aborto o por descarte embrutecen e insensibilizan a quienes participan en ellas.
No hay ningún lugar en el que se haya demostrado que la pena de muerte posea una eficacia especial a la hora de reducir la delincuencia o la violencia política.
No hay ningún lugar en el que se haya demostrado que legislar a favor del aborto, la eutanasia o la eugenesia posea una eficacia especial a la hora de reducir sus números, o alguno de los problemas que dicen intentar resolver.
Su aplicación, en país tras país, recae desproporcionadamente sobre los pobres o las minorías raciales o étnicas.
Su aplicación, en país tras país, recae sobre los seres más indefensos en quienes pueda pensarse. Afectando especialmente a los pobres y desarraigados, o a las minorías raciales o étnicas.
Con frecuencia se utiliza como instrumento de represión política.
Con frecuencia se utiliza como instrumento de reivindicación ideológica y de represión (exclusión) de los disidentes.
Se impone y se ejecuta de manera arbitraria.
Se impone y se ejecuta de manera arbitraria (amparada por ley), sin necesidad de alegar razón alguna especialmente en los primeros días de la vida.
Es un castigo irrevocable que, inevitablemente, puede dar lugar a la ejecución de personas completamente inocentes.
Es un acto irrevocable que, inevitablemente, da lugar a la muerte de seres completamente inocentes.
Además, la pena capital viola los derechos humanos fundamentales.
Además, la muerte provocada, aun sin razón de pena, viola derechos (a la vida) humanos fundamentales.

            Tal cuál, es y parece, nuestra realidad a día de hoy. La cotidianeidad, el dejar estar las cosas, el no buscarse problemas, la incongruencia de nuestras fuerzas políticas mantienen una situación de absoluta esquizofrenia.
            Mientras se hacen “votos” y actos para defender la abolición de la pena de muerte, se legisla a favor  disponer de la vida de “otros” para salvaguardar nuestras “miserias y comodidades”

       Para terminar, algún botón de muestra:
  1. En un mismo día, miércoles 24 de febrero de 2010, un presidente de gobierno Sr José Luis Rodríguez Zapatero defiende en Ginebra que “Nadie tiene derecho a arrebatar la vida a otro ser humano, absolutamente nadie. Trabajemos por esta causa. Me tienen a su disposición” mientras casi a la misma hora sus senadores recaban apoyos para aprobar una ley que consagra como un derecho el disponer “a libre arbitrio” de la vida del hijo que habita en el “seno” de su madre.
  2. El gobierno del partido que acompañó las multitudinarias manifestaciones a favor de la defensa de la vida, que cuestionó ante el Constitucional la injusta ley que padecemos desde el 2010, que nos pidió el voto para derogarla/modificarla. Pese a la incuestionable inmensa mayoría obtenida y tras cuatro años “mareando la perdiz” decide que “lo sensato” es que sigan muriendo inocentes por cientos de miles esperando un “consenso” que sabe imposible.
  3. Un Tribunal constitucional que ya acumula cinco años sin pronunciarse si lo que dijo en 1985 respecto a la vida del nasciturus… vale para la ley del 2010 que tiene recurrida y pendiente “ad calendas graecas” de resolver.
            Acabo con un recuerdo a Andrea Lago Ordóñez, la niña gallega de 12 años que hoy a las 12:00 ha muerto, después de cuatro días de que le fuera retirado el soporte alimenticio e hídrico, buscando lo que eufemísticamente se empeñan en llamar muerte digna. Mañana  Día Mundial contra la Pena de Muerte... ¡Que macabra coincidencia!
            Mi recuerdo y oración para ella.

No hay comentarios: