jueves, 12 de diciembre de 2013

El 'punto pelota' y la ceguera ideológica de la Sra. Valenciano


A propósito de la “sesuda” intervención de ayer en la sesión de control al gobierno en el Congreso de los Diputados.
Cuando uno se entera de que la Sra. Elena Valenciano tiene por bagaje cultural, todo lo que pueda caber en su “carrera” desde la centralita del teléfono en Ferraz a “número dos" del partido donde acumula una dedicación de más de tres décadas, una auténtica inmersión ideológica, comprendes porqué transpira ideología de la más rancia por los cuatro costados.
Su feminismo militante la ciega y la hace argumentar solo a base de insultos descalificadores y mentiras. Porque aunque se adorne de chascarrillos o expresiones altisonantes, la maternidad es “el estado fisiológico natural que adquiere una mujer tras una fecundación que concluye en preñez”, no es una “reacción” reversible ni con marcha atrás, así que el problema no es, como dice (mintiendo), de libertad sino de biología. La libertad se ejerce antes de que se inicie la “reacción” –por decirlo en sentido figurado– porque tras entrar en estado de preñez, la mujer ya no tiene posibilidad de elección respecto a su maternidad. ¡Dígales la verdad!, la opción que les ofrece es la de ser madre de un hijo muerto o de un hijo vivo.
Ayer tachaba al Sr Gallardón y al Ejecutivo en general de mentirosos, acusándoles de que "quieren proteger la maternidad y eso es tan mentira como que acaban de prohibir el acceso a la reproducción asistida a las madres solas y a las lesbianas". "Porque ustedes han decidido que si no hay varón, no hay maternidad; punto y pelota". Pues de nuevo debo decirle que la que miente es Usted, porque aunque quede muy bonito lo de los puntos y las pelotas, no se trata de una decisión del Ministro, ni del Ejecutivo, ni una cuestión de libertad, ni una decisión democrática, ni siquiera un artículo de fe, …, es pura y dura biología. ¡Qué le vamos a hacer! Quiso la Madre Naturaleza que la reproducción entre los humanos sea sexuada… y por tanto, Sra. mía, si hay varón (¡qué lástima!) aunque le escondan, aunque manipulen la verdad hasta retorcerla y hacerla parecer a su antojo, la reproducción asistida requiere, también, el concurso de un varón aunque sean fecundaciones con espermas de donantes anónimos.
En todo el tremendo asunto de “la cosificación y manipulación del Ser Humano” que su feminismo radical intenta imponer a través de una ladina y subrepticia ingeniería social, el aborto es una triste y dramática “punta del iceberg” de la gran “tramoya”  a la que solemos referirnos como cultura de la muerte.
Manipulan el dolor, los miedos, la soledad, la inexperiencia, la pobreza, la desesperación, el desconocimiento y los “mil y un” problemas que se le “vienen encima” a una mujer que “se sabe embarazada” de forma imprevista y/o inconveniente. Porque, manipular es: decirles que no tienen un hijo, que lo que tienen es un “problema”;   decirles que es una cuestión de “su cuerpo” cuando saben que de “dos vidas” estamos hablando;   decirles que lo que ya tienen en su matriz “será o no será” a su libre albedrío. ¿O no es verdad que la libertad deja de serlo cuando está condicionada?  Se le miente cuando se le asegura que es “su libertad” decidir sobre una opción viciada (condicionada) y sin alternativa, porque no eres enteramente libre cuando tienes que decidir sintiéndote “superada”, viéndote “sin salidas”. ¡Ofrézcanle una “salida” humana y razonable!, y verán como no elije “lo peor”.
Para terminar, a propósito del “punto pelota” y del varón, le recuerdo a la Sra. Valenciano que “todos los que han sido, son y serán” de entre nosotros los humanos “procedieron o procederán” de una hembra y un varón humanos, a los que acostumbramos a referirnos como madre y padre. Que el derecho a reivindicar a una (su) madre y a un (su) padre es del niño, y no puede ser manoseado ni sobrepasado o anulado por un supuesto derecho “al hijo” de alguna mujer u hombre, sean o no pareja. Lo natural (porque así se expresa en la Naturaleza) es que hijos sean “deseados ” nunca “reivindicados”, natural es también que los niños conozcan, disfruten y  aprendan de sus padres (un El y una Ella). Los Estados cuando asumen la gestión de las adopciones deberían pensar en estos términos, a fin de no agravar la pena de una orfandad con el sinsentido de unidades familiares anti-natura que el niño no encajaría en los modelos que ve en su entorno 
Los hijos no pueden (ni deben) convertirse en “bienes de consumo” que sirvan para satisfacer “necesidades de nadie”. Las obsesiones que a veces se perciben, en algunos demandantes, más pareciera que lo que necesitan es una “mascota” y no un hijo. Sería deseable que el Estado velara porque la amenaza de niños mascota no pase de ser un mal sueño.

2 comentarios:

Lourdes Garcia Ruiz de Ojeda dijo...

Álvaro, fantástico artículo, que desenmascara el feminismo radicalizado de esta "esta muchacha" y de todo su partido.
Su moto la venden con mentiras, porque si dijeran la verdad, se les acabaría la mamandurria y este discurso feminazi, se volvería en contra de ellos.
La pena es que las mentiras, de tanto decirlas, acaban por convertirse en verdad, y esta "verdad socialista" se la creen todavía muchas personas.
Con tu permiso, lo comparto en mi blog.

Alvaro Domínguez Arranz dijo...

Lourdes en esta guerra estamos juntos, más que darte permiso para compartir te doy las gracias por hacerlo.
Con lo que llueve por ahí fuera, nuestra única arma es la del "boca-boca" o lo que es lo mismo "contacto a contactos".
En la meta nos encontraremos amiga.